Nuestro lugar en la Galaxia.

Estamos acostumbrados a ver y disfrutar de la espectacular visión que nos ofrece la Vía Láctea cuando el cielo esta limpio y sin contaminación lumínica.

En nuestro caso, desde la latitud de Mallorca (39ºN) en los meses de verano, sobretodo en agosto podemos disfrutar del núcleo galáctico situado en la constelación de Sagitario, y de su brazo que se extiende hasta la constelación de Cassiopea. 

Núcleo galáctico captado desde Es Coll de Sa Gramola (Andratx).

 

Si observásemos dicho brazo a través del telescopio, veríamos un sin fin de estrellas…

 

Nebulosa de los velos de la constelación del Cisne.

 

Pero si pensamos a lo grande… realmente ¿Cual es el sitio de la Tierra en la Vía Láctea?

En el siguiente esquema podremos observar que estamos orbitando al núcleo galáctico, entre el brazo de Orión y el brazo de Escudo y Centauro. 
Nos encontramos a 30.000 años luz del borde exterior más próximo, a 35.000 años luz del núcleo galáctico y a 80.000 años luz del borde exterior opuesto.

La velocidad orbital del Sol alrededor del núcleo de la Vía Láctea es de 220 Km/seg (792.000 Km/h), a la vez que la propia galaxia se mueve por el espacio a una velocidad de vértigo: 550 Km/seg (1,980.000 Km/h).

Teniendo en cuenta la posición actual del Sol, su velocidad y traslación orbital, su velocidad relativa con respecto a la trayectoria de la galaxia es de 370 Km/seg (1,332,000 Km/h).

Y al estar nuestra galaxia dentro del grupo conocido como Grupo Local Galáctico, y este está en en Gran Cúmulo de Virgo, podemos afirmar que la Vía Láctea tiene una velocidad absoluta de 600 Km/seg (2,160.000 Km/h). La gran mega-estructura a la que se le dio el nombre de Gran Atractor, se cree que es la causante de este tremendo gravitatorio…

Por lo cual, si tenemos en cuenta todos estos datos, podemos afirmar que aunque estemos sentados en una simple silla, nos estamos desplazando a una velocidad de más de 2,000.000 de kilómetros por hora.

Situación del Sistema Solar, concretamente entre los brazos de Sagitario y Perseo. Fuente: NASA